miércoles, 17 de diciembre de 2014

Extraterrestrial.

5/Jun/11

2:58 am


-Ya era noche, él estaba tan cansado, como de costumbre.
Y yo no podía dejarle de ver... Era tan hermoso... Tan perfecto. Tan malvado y tan lleno de luz...
Me sentí cansada y recargué mi cabeza en la almohada, cayendo profundamente dormida... Más de lo normal.-

Pasaron las horas y de la nada, él se levantó.. Miró a la chica que él amaba con dolor en su mirada... Dirigió su vista al techo y este desprendió una luz blanca muy intensa...
  
-Algo molestó mi sueño... Un destello que atravesaba mis párpados; abrí mis ojos y la luz me cegó un momento, una descarga golpeó todo mi cuerpo al mismo tiempo y me dejó inconsciente... Y en un microsegundo, desperté de nuevo... Ya no estaba en la habitación con mi esposo.

Era una habitación blanca... Parecía un quirófano... Un laboratorio... O un intento de, no había visto nunca nada igual.

Me incorporé, estaba bien... Nada fuera de lo común.
Miré al frente, fue cuando me mareé un poco; pero logré verle, él salía de la habitación. Torpe bajé de la camilla en la que estaba recostada y le seguí, curiosa de saber que hacíamos ahí.
Me esforcé en que él no notara que yo le seguía, me quedé mirando de reojo desde la puerta de una habitación con grandes pantallas; al igual que la habitación y los pasillos... Muy iluminada.

Ahí, él apretó unos botones que comenzaron una 'llamada', no habló ningún idioma que yo conociese, y fue cuando comencé a tener miedo.. Su voz cambió, emitía sonidos extraños... Electrónicos.
No tardé en empezar a temblar de las manos, cuando.. De un segundo a otro... Él desapareció y su lugar lo ocupó una criatura... Una criatura que tenía figura humana pero que definitivamente no lo era.

En el segundo de su cambio no pude evitar inspirar y llevarme la mano a la boca, él notó mi presencia y volteó, giré mi cuerpo pegándolo a la pared..
-Tengo que salir de aquí...- me dije atemorizada y comencé a correr, corrí pasillos completos..
Ese lugar era un maldito laberinto..
Empecé a correr con los ojos cerrados, sosteniendo las lágrimas de temor y desesperación...
Choqué con algo... Miré al instante hacia arriba...
Un alien.

Desperté sentada, no podía ver bien, no lograba articular palabra, y mi cabeza tambaleaba...
Frente a mí estaban esos seres.. Tan sedada estaba que ni siquiera me molesté en aterrorizarme y tratar de salir corriendo del lugar.

Más cerca se encontraba, dándome la espalda, aquella figura humana que fué cambiada por mi esposo...
Poco a poco me fuí recuperando, parecía que aquellos.. Lo que fueran, le llamaban la atención..
Él sólo bajaba la mirada.

Ya estando sin el efecto del sedante, que seguramente ellos me habían administrado, tuve miedo; pensé en levantarme y salir corriendo de ahí, iba a hacerlo pero 'él' me detuvo con una seña de su mano, su voz retumbó en mi mente..
-No te muevas...- dijo fríamente, luego añadió con mas dulzura
-Por favor, mi amor...-Y así lo hice, no me movía.. Pero no porque él me lo hubiese pedido... Si no fue el shock mental de saber que, esa figura andrógina... Era mi esposo...

Mi mente volvió a distraerse.. Es algo difícil de explicar...
Podía yo entender lo que los 'otros' le decían a él, llegaban los palabras y sonidos extraños y luego... Tomaban forma...

Me preguntaba qué demonios pasaba, cuando su voz volvió a entrar a mi mente
-Tu y yo somos uno- me dijo, 
Entendí todo. Sabía lo qué decían las criaturas, ¡por que él lo sabía!

Hablaban.. Le regañaban...
'No puedo creer lo que osaste hacer... ¿Una humana?
Primero escapaste; robándonos, traicionándonos..
¿Y exactamente tenías que ir a la Tierra? ¿Acaso estas retándonos?
Afortunadamente te encontramos...
Aún no logro entender por qué te uniste con esta humana...
Debes pagarlo, ya veremos cómo."

El interrumpió un poco nervioso
-¿Y ella..?-
'¿Ella? No te preocupes, nos desharemos de ella'
dijeron volteándose, a punto de marcharse...

Él susurró con culpabilidad...
-Está en cinta...-

Me llevé las manos al vientre...
Yo... No podía creerlo.. Pero si él no era humano...

Las criaturas, furiosas, se giraron a él con paso rápido; uno sacó una especie de arma filosa... Iba a matarle...
No pude detenerme aunque hubiese querido, me levanté de mi lugar y me interpuse...
Se detuvieron ante mi acción...-

Él fue llevado a una celda, ella iba a su lado, silenciosa, tomada de su mano esposada; él la soltó, habían llegado al lugar, ella quería acompañarle hasta el final... Pero él no se lo permitió.
Le encerraron, ella corrió hacia las barras, le llamaba, lloraba desconsolada...
En la pared.. Se abrió una puerta, detrás de ella, se admiraba la inmensidad del universo. 
Ella continuaba gritándole al humanoide, al final él corrió a sus manos, ella se aferró a él en un abrazo.
La tomaron y la separaron de él; forcejeó entre lágrimas, dolor, desesperación e ira, con 4 criaturas mientras él era llevado a la puerta, a su castigo.. A su muerte. 
La mujer logró deshacerse de sus aprisionantes, abrió las rejas en el momento en que lo vió caer de la puerta...
Corrió hacia él y también saltó...
  
-Flotaba y caía a la vez.. Entre luces..
Le alcancé, tomé su mano y me jalé hacia él...
Miré sus ojos diferentes... claros... extraterrestres... Desconocidos para mí, pero su mirada... Era la de él.
Le besé, y lloré... Ese también era 'su' beso...
Me abrazó, recargándo mi cabeza en su pecho, protegiéndome...
Después... Todo fue negrura.-

Él, en su mayor esfuerzo de mantenerla viva, usó sus fuerzas para hacerlos viajar... Por el espacio... Por el tiempo...
Llegaron a donde se suponía debían estar...
Ella bajó lenta, suavemente... Seguía dormida.
La depositó en la cama con extremo cuidado.
Así mismo, él bajó con suavidad.
Se acostó a su lado... Y entrelazó su mano con la de ella.
La luz se extinguió.
  
-Sentí ese golpe por todo el cuerpo de nuevo, y la luz fue la misma.. Abrí mis ojos tanto como me fue posible.
Miré el techo... Era mi habitación..
-Él...- no acabé de pensar, cuando volteé...
Ahí estaba él... Sereno, profundamente dormido...
-Fué solo un sueño...- me alenté a mi misma,
Aunque la duda me seguía atormentando... Algo me decía que no había sido mi imaginación...

Estaba cansada... Me acomodaba cuando sentí su mano entre la mía... La apreté con dulzura, y él, adormilado, me respondió con un aprentoncito.
Me acurruqué contra él, él se giró y me abrazó por la espalda...-

Él estaba despierto, la abrazó y posó sus manos entrelazadas sobre el vientre de ella...
Había logrado salvarse a sí mismo, a ella... Y al fruto de su unión.

sábado, 13 de diciembre de 2014

Mujeres inteligentes.

¿Han oído ese refrán que dice ‘Mujer que sabe latín, no tiene marido ni tiene buen fin’? 

Me siento una mujer inteligente, de esas mujeres fuertes que saben valerse por sí mismas, con ideas diferentes a la costumbre.. Sabias. 

Mujeres fuertes, las típicas que además de saber de el mundo que las rodea, saben lo que quieren; aquellas que tienen encantos que con sutileza muestran en su presencia a los hombres que se cruzan en sus caminos.. 
Ellas… Tan inteligentes, que cuando se enamoran… Es su perdición. 

La muerte de esa mujer que las conformaba. 
Quedan a la deriva, a la orden de los mandatos de ese hombre divino. 


La fiera fue fácilmente domada, 
tan dócil se vuelve la criatura..

lunes, 8 de diciembre de 2014

30 de junio, 2014.

Ha pasado un poco más de una semana desde que tomé las riendas de mi vida y este dio un vuelco enorme.
Ha pasado un poco más de una semana desde que mi corazón volvió a desgarrarse como un trozo de tela percudido…
Tan débil, tan remendado, tan maltratado, fue la última rasgadura.

Consecuencias de mis propios actos, limpiar mis propias embarradas. 
Pero… No sólo un error, sino EL error.
El error que le hizo añicos el corazón y la confianza a un bardo.
El error que me cambió el amor.

Ha pasado una semana desde que lloré patéticamente entre las aulas.
Una semana desde que le dije mi último “te amo, perdóname”.
Una semana desde que me dijo su último “te amo, te perdono pero ya no te quiero aquí”.

Ha sido una semana larga, gris, dolorosa, desgarrante, aturdidora, sangrante… Eterna.
Pero he aprendido a ver con claridad, a ver hechos, a hacerme cargo de mí, de mis sentimientos, de mis acciones, de mis decisiones, de perdonarme, de perdonarlo, de balancear, de ver más allá, de dejar de ver atrás, de asimilar, de aceptar….

Pero ahora lo tengo entre mis manos…
Que tantos recuerdos revoca, y al hacerlo… Me revuelve los pensamientos de nuevo.
Acariciarle con tanta ternura… Que me causa una alegría sonriente en el pecho, pero que lucha con la añoranza de recordar lo perdido… Lo soñado, el todo siempre deseado…
No sé si haré bien o mal.. Pero ya está aquí, y es un triste recuerdo de él.

viernes, 5 de diciembre de 2014

Human love.

Now and then I think of us.
Of "us" and all other multiple "her".

Yeah, she could have a better body. And have more money than me..
She could be devoted.
She could wait for you, at home, watching through the window to see you arrive.
I could do the same, but it's diffent... Because she would NEVER love you like I do.

Not with the same strenght. Neither the same sacrifice.
Not with the same sanity, neither the same wildness.
She could give you what you want, but not what you need.

She could give her life for you, like a suicidal fanatic.
I could give my life for you, like soldiers in war.
Both. Hand in hand. Fighting for the same.

And there's where magic is. 
Because you're not a god to follow.
You are a hand to hold & a heart to love.

domingo, 28 de septiembre de 2014

viernes, 12 de septiembre de 2014

Necesito hablar con él y también necesito que me hable.
Necesito esa conciencia de su permanencia que me mantiene tranquila.

No desaparezcas, no me dejes en penumbras.

domingo, 17 de agosto de 2014

Te he perdido.

¿Dónde estás que ya no te he visto?
¿Dónde estás que mis ojos no te encuentran?
¿A dónde has ido? Que mi corazon muere de frío con tu ausencia.

¿Por qué te has ido? 
Te busco entre la gente y sólo logro notar tu espacio vacío.
Paseo mi mirada y me parece verte.
Pero es tan sólo mi deseo de hallarte, aunque sea tan sólo para verte a lo lejos.

Verte sin tenerte, verte para no perder tu imagen de mi mente.

viernes, 15 de agosto de 2014

Capítulo Especial: "Panquecito"

Julio de 2009

-Es tan hermoso...- digo entre un suspiro y acaricio su pequeña mejilla mientras él duerme.
Paseo por el cuarto, de nuevo dentro de estos 5 minutos y como lo he estado haciendo desde la media noche, simplemente no puedo conciliar el sueño; hace día que no hablo con él, su padre, no sé cómo está ni cómo le ha ido y, más que nada, estoy desesperada porque necesito de él..
Tomando al pequeño, que yace descansando en su cunita, entre mis brazos y lo acuno en mi pecho; tan suave, tan cálido, tan frágil, pero tan fuerte al mismo tiempo...

Miro a través de la ventana el paisaje pasivo, una mirada me inquieta, escruto la oscuridad en busca de "eso" con sumo cuidado y emoción, de momento recuerdo que él no está y que además está muy lejos, pero esa mirada que me observa es tan parecida a la de él, pero sólo es parecida, no es la de él.
-Ohh...- creo poder adivinar de quién es esa mirada, y bajo mi mirada y veo esos ojos llenos de luz que me hacen perderme en la ternura de su inocencia; él me mira, y no me refiero a aquel que amo más que a mi vida, sino a aquel al que le regalé un pedacito de mi vida, y no puedo evitar sonreírle y darle un beso en su cabecita; cuando le veo de nuevo, él también me mira, pero en sus ojitos hay asombro, me imagino que aún tiene muchas preguntas sobre todo lo que hay a su alrededor, ha venido a un mundo nuevo para él... Sonrío de nuevo y él bosteza, he sido inconsciente, tal vez yo no pueda dormir pero él sí puede, y quiere descansar, tomo su manita con uno de mis dedos y la beso; y él simplemente cierra sus ojitos, sabe que mis acciones tienen un significado,
-Hora de dormir..- susurro para mis adentros y empiezo a cantar la canción que he escogido para hacerle dormir, y tal parece que a él no le desagrada, y lentamente se deja vencer al mundo de los sueños....

viernes, 18 de julio de 2014

Carta #1

Va para un mes desde que te has ido y nada ha cambiado.
Quizá tan sólo el vacío de tu ausencia. Pero fuera de eso, nada ha pasado.
Paso los días y las noches sola en mi cuarto, como lo hacía contigo.
Sigo viendo videos y películas. Escucho la misma música que escuchaba contigo.
Sigo durmiéndome tarde, solo que ahora ya no es por hablar contigo...
Mucho pienso que es sólo la costumbre, pero cuando mi corazón recuerda... Sé que es que te extraño.

He hecho algunas cosas locas, he salido con amigos y hasta he ido a un concierto. Ha sido divertido.
Sin embargo... Sigo pensando en ti.
Cuando más feliz he podido estar estos días, tu rostro viene a mi mente y mis ojos te extrañan.
Cuando más feliz he podido estar estos días, es cuando más me gustaría tenerte a mi lado.

¿Sabes? Estoy leyendo la secuela del libro que recomendaste... ¿Te acuerdas?
Es gracioso, porque cuando compré el libro... Sentí una dulce opresión en el pecho.
Felicidad y tristeza al mismo tiempo. Creo que es algo a lo que le llaman "melancolía".
Teniendo el libro entre mis manos, acaricié la tapa y en seguida sentí dolor en mi pecho, pero con una calidez agradable. Una lágrima acompañada de una sonrisa se adueñaron de mi rostro.
Era como una granada activa envuelta en terciopelo.

No lo sé, tal vez, y sólo tal vez, tú también pienses en mí.
Espero.

jueves, 10 de julio de 2014

10 razones.

Diez razones, según un hombre, para andar conmigo.

1. Eres una persona sincera, sin máscaras.
Eres tú, no intentas ser alguien.

2. Eres una persona que es sentimental, no es fría cuando algo ama o quiere.

3. No te das por vencida fácilmente, eres leal y uno siempre puede contar contigo.

4. Te gusta el fútbol.
Y los videojuegos.
Y Deadpool.
Y esas madres que hacen a una chica sexy.

5. Eres inteligente, no eres la típica buenota boba. Tu piensas, tu razonas lo que hay en tu cabeza.

6. Eres una chica segura de lo que quiere, cuándo lo quiere y cómo lo quiere.
Segura tú de ti.
Fuerte como roca.

7. Eres graciosa y uno puede reír feliz contigo. Eres muy animada.

8. Eres fiel a tus ideas, principios.

9. Eres bien relajada, no te enojas, eres bien tranquis.
Y sabes escuchar, sabes leer y comprender. Si yo te cuento algo, así, triste, seguro tú me darás un buen consejo. Así, pones atención.

10. Eres libre y sensual.
Tienes un lindo cuerpo así como un lindo corazón.
No eres hipócrita ni máscaras.