viernes, 15 de agosto de 2014

Capítulo Especial: "Panquecito"

Julio de 2009

-Es tan hermoso...- digo entre un suspiro y acaricio su pequeña mejilla mientras él duerme.
Paseo por el cuarto, de nuevo dentro de estos 5 minutos y como lo he estado haciendo desde la media noche, simplemente no puedo conciliar el sueño; hace día que no hablo con él, su padre, no sé cómo está ni cómo le ha ido y, más que nada, estoy desesperada porque necesito de él..
Tomando al pequeño, que yace descansando en su cunita, entre mis brazos y lo acuno en mi pecho; tan suave, tan cálido, tan frágil, pero tan fuerte al mismo tiempo...

Miro a través de la ventana el paisaje pasivo, una mirada me inquieta, escruto la oscuridad en busca de "eso" con sumo cuidado y emoción, de momento recuerdo que él no está y que además está muy lejos, pero esa mirada que me observa es tan parecida a la de él, pero sólo es parecida, no es la de él.
-Ohh...- creo poder adivinar de quién es esa mirada, y bajo mi mirada y veo esos ojos llenos de luz que me hacen perderme en la ternura de su inocencia; él me mira, y no me refiero a aquel que amo más que a mi vida, sino a aquel al que le regalé un pedacito de mi vida, y no puedo evitar sonreírle y darle un beso en su cabecita; cuando le veo de nuevo, él también me mira, pero en sus ojitos hay asombro, me imagino que aún tiene muchas preguntas sobre todo lo que hay a su alrededor, ha venido a un mundo nuevo para él... Sonrío de nuevo y él bosteza, he sido inconsciente, tal vez yo no pueda dormir pero él sí puede, y quiere descansar, tomo su manita con uno de mis dedos y la beso; y él simplemente cierra sus ojitos, sabe que mis acciones tienen un significado,
-Hora de dormir..- susurro para mis adentros y empiezo a cantar la canción que he escogido para hacerle dormir, y tal parece que a él no le desagrada, y lentamente se deja vencer al mundo de los sueños....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada