sábado, 10 de enero de 2015

Del verbo "esperar".

-Lo siento...

-¿Que lo sientes?
¡¿Tenías que decirle eso?! ¡Era totalmente innecesario!

-...

-¿Qué? ¿Ni siquiera eres capaz de responderme? Creí que me habías besado porque me querías..

-¡Y realmente lo hago! ¡¿Qué querías que hiciera?! ¡Se que la quieres! No soy tan egoísta para quitarte lo que realmente quieres...
Y en dado caso... ¿Qué es lo que quieres mí? ¡NI SIQUIERA SIENTES ALGO POR MÍ!


-...

-...

-Pudiste haber haber luchado por mí...

-¿Luchar? Yo no puedo luchar, puedo esforzarme... Pero luchar no. Ya no tengo fuerza... Ya no tengo ganas.

-Pero...

-¡Pero nada! ¡No voy a luchar en una pelea que se supone es de dos!

-...

-Bueno... Jeje.. No es de dos... Sólo soy yo...
No es tu culpa.. Nada...
Sólo..


-Pequeña...

-... Vete.

-¿Qué?

-Vete. No te quiero cerca de mí. No te quiero en mi vida.

-Ja. Ja. Deja de bromear..

-¡Que te vayas! ¡No quiero verte aquí!

-Pero...

-Quiero. Que. Te vayas.

-Espero no te arrepientas..

-Espero lo mismo.
Espero no vuelvas la mirada.
Espero... Espero...

Yo sólo ya no te espero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario